REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL
Corte de Apelación Penal – Cumaná

Cumana, 13 de julio de 2005
195º y 146º


ASUNTO: RP01-R-2005-000072

JUEZ PONENTE: Cecilia Yaselli Figueredo

IMPUTADOS: Miguel Angel Castillo Rodríguez.

VICTMA: Dionelvis del Carmen Castillo González

DELITO: Violación.


Visto el Recurso de Apelación interpuesto por el abogado NICOLAS TINEO BERTONCINI, en su carácter de Defensor Privado del acusado MIGUEL ANGEL CASTILLO RODRÍGUEZ, contra Sentencia Definitiva, dictada por el Juzgado Primero de Juicio del Circuito Judicial Penal de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre, Extensión Carúpano, en fecha 16 de febrero de 2005, mediante la cual CONDENO al acusado MIGUEL ANGEL CASTILLO RODRÍGUEZ a cumplir la pena de NUEVE (09) AÑOS DE PRESIDIO, por la comisión del delito de VIOLACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 376 del Código Penal, en perjuicio de la adolescente DIONELVIS DEL CARMEN CASTILLO GONZÁLEZ.-

Admitido el presente recurso de apelación en su debida oportunidad, y celebrada la Audiencia Oral, esta Corte de Apelaciones lo hace en los términos siguientes:
ALEGATOS DEL RECURRENTE

El abogado NICOLAS TINEO BERTONCINI, en su carácter de Defensor Privado del acusado MIGUEL ANGEL CASTILLO RODRÍGUEZ, en su escrito de fundamentación del presente recurso, expone entre otras cosas lo siguiente:

“OMISSIS”

Vista la sentencia dictada por este Tribunal en la cual se condena a mi defendido, por el delito de violación, previsto en el artículo 376 del Código Penal. APELO de dicha decisión; ya que la misma no se ajusta a la realidad de los hechos, por los motivos que a continuación paso a señalar; pero antes debo manifestar que la sentencia, además adolece de defectos de forma, por lo siguiente: Dicen los sentenciadores, en la pagina 98 lo siguiente: “Ante la acusación del Ministerio Público, la Defensa del acusado Miguel Ángel Castillo Rodríguez, ejercida por la defensora Pública Penal abogada SIOLIS CRESPO, expuso:…”,cuestión que no se ajusta a la verdad ya que la defensa estuvo ejercida por mi persona, abogado Nicolás Tineo Bertoncini; por otro lado al folio 117, en la parte condenatoria dice lo siguiente: condena a DOCE (18), años. Resultando. en DOCE (18) años; pero aún y cuando se tomaron en cuenta tanto las atenuantes como las agravantes, la pena a aplicar quedo establecida en el término medio de ella, es decir, a NUEVE (9) años de presidio…”, no entiendo que si la condena fue de DOCE (12) años y se le aplica el término medio, a debido condenarse a SEIS (6) años.-

“OMISSIS”
…Igualmente como tampoco se han dado las circunstancias establecidas en los ordinales 1°, 2°, 3°, y 4° del…artículo 375; pero lo mas importante es que el Ministerio Público no logró demostrar que fue mi defendido quien realizó o sostuvo acto carnal con su menor hija…De las pruebas aportadas…se demuestra que si es cierto que la menor…, estuvo embarazada y de ese embarazo nació un niño; pero no se a (sic) demostrado que ese niño fuese del señor Miguel Ángel Castillo Rodríguez…

Esta demostrado que la agraviada todavía es virgen, ya que se le práctico cesárea. Ahora me pregunto, si como dice la Representación Fiscal, criterio que acogen los sentenciadores, mi representado se encontraba en el momento del hecho en estado de ebriedad y era físicamente superior a la víctima como se explica que no hubo desfloración, por lo que presumo que si la víctima sostuvo relaciones fue con una persona muy joven, la cual pudo haber sido un compañero de clases, quizás de su misma edad y por eso no esta desflorada dicha adolescente.

Como dije anteriormente, para que exista violación tiene que haber violencia y en el presente caso no se demostró la existencia de dicha violencia como tampoco se demostró que fue Miguel Ángel Castillo Rodríguez, el autor del embarazo de su hija…; pero aún así, en el supuesto negado de que mi defendido, de una manera inconsciente halla tenido algún acto lascivo con su menor hija, la pena a establecerse no sería la contemplada en el artículo 376 de dicho Código, por cuanto la menor era mayor de doce años para el momento del hecho; y de acuerdo al ordinal 4°…como puede verse estos dos supuestos no se dan en este caso, tampoco se da el abuso de autoridad, de confianza o de relaciones domésticas. En el supuesto negado de que halla sido mi defendido el autor del hecho investigado, la pena aplicable sería la establecida en el artículo 381 del Código Penal.-Fundamento la presente apelación en los ordinales 2 y 4 del Código Orgánico Procesal Penal…”

“OMISSIS”

Solicito que la presente apelación sea admitida, sustanciada conforme a derecho y declarada con lugar a la definitiva…”


CONTESTACIÓN DE LA FISCAL

Emplazada como fue la Abg. MARÍA JOSEFINA URDANETA ALVAREZ, en su carácter de Fiscal Quinto del Ministerio Público del Segundo Circuito Judicial del Estado Sucre, quien NO DIO CONTESTACION al Recurso interpuesto.-

DE LA DECISIÓN RECURRIDA

Ahora bien, en fecha 16 de Febrero de 2005, el Juzgado Primero de Juicio de la Circunscripción Judicial Penal del Estado Sucre, Extensión Carúpano, oídos los alegatos del Ministerio Público, el imputado y su defensa, y presente la víctima , dicta decisión y, entre otras cosas expone:

“OMISSIS”

…En tal sentido, es necesario destacar, que en el presente caso, quedó demostrado plenamente, que se configuró tal delito, toda vez, que el ciudadano Miguel Antonio Castillo Rodríguez, padre de la víctima Dionelvis del Carmen Castillo Rodríguez, la obligó a realizar el acto carnal, siendo que la victima teniendo una edad de 12 años, para el momento en que ocurrieron los hechos, no sabia lo que le estaba haciendo su padre, siendo obediente con el, quien la llamó hasta su habitación procediendo a efectuar actos propios del delito en cuestión, por lo que la víctima aún y cuando no comprendía lo que le sucedía gritó, sin embargo como no había nadie en la casa dejó de hacerlo. Quedando establecido realmente que el acusado realizó una conducta típica, la cual encuadra perfectamente en el delito señalado por la representación Fiscal; evidenciándose que el agente, vale decir el ciudadano MIGUEL ANTONIO CASTILLO RODRÍGUEZ, actuó dolosamente abusando de la autoridad que ejercía como padre hacia su menor hija, quien además es obediente con él, llegó a la determinación de cometer ese delito de violación, previsto y sancionado en el artículo 376 del Código Penal.-

En virtud de lo anteriormente probado, mediante la apreciación de las pruebas debatidas en la audiencia, conforme a los parámetros establecidos en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal; de la adecuación de los hechos probados a la norma penal anteriormente transcrita, previa deliberación de todos los puntos sometidos a nuestro conocimiento, arribamos por consenso , a CONDENAR al acusado MIGUEL ANTONIO CASTILLO RODRÍGUEZ, por el delito de VIOLACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 376 del Código Penal, el cual establece la siguiente penalidad: el delito de VIOLACIÓN, previsto en el artículo antes mencionado prevé una pena de seis a doce años de presidio. Ahora bien, en atención a lo dispuesto en el artículo 37 de ése mismo texto Legal, esta debe tomarse en su término medio, lo que resulta en doce (18) (sic) años, pero aún y cuando se tomaron en cuenta tanto las atenuantes como las agravantes, la pena a aplicar quedó establecida en el termino medio de ella, es decir, a nueve años de presidio, quedando la pena a imponer en NUEVE (09) AÑOS DE PRESIDIO.- Y ASÍ SE DECIDE.-

“OMISSIS”

Este Tribunal Primero de Juicio, del Circuito Judicial Penal del Estado Sucre, Extensión Carúpano, actuando como Tribunal Mixto, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, por UNANIMIDAD: CONDENA al acusado: MIGUEL ANTONIO CASTILLO RODRÍGUEZ…, por la comisión del delito de VIOLACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 376 del Código Penal, en perjuicio de la adolescente DIONELVIS DEL CARMEN CASTILLO GONZÁLEZ, a cumplir la pena de NUEVE AÑOS DE PRESIDIO, de conformidad con lo establecido en el último aparte del artículo 379 del Código penal, aplicando el termino medio, considerando que existe la atenuante del artículo 74 ordinal 4° y agravantes previstas en el ordinal 8° y 14° del artículo ejusdem; mas las accesorias legales pertinente establecidas en los artículos 16 y n34 del Código Penal….”




CONSIDERACIONES PARA DECIDIR


Leídas y analizadas el contendido de las actas procesales, y con ellas el contenido del escrito contentivo del recurso de apelación interpuesto en esta causa, esta alzada para decidir hace previamente las consideraciones siguientes:

A los folios 141 y 142 de las actuaciones remitidas a esta alzada, corre inserto escrito contentivo del recurso de apelación que nos ocupa, en el cual, al final del mismo en escasas cuatro líneas, el recurrente expresa que el presente recurso se fundamenta en los ordinales 2 y 4, sin establecer a que artículo se refiere, del Código Orgánico Procesal Penal, referido éstos a la falta, contradicción o ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia, y violación de la Ley por inobservancia o errónea aplicación de una norma jurídica.

En este orden de ideas, hemos de establecer en primer lugar a que se contrae lo antes expuesto.

Se observa en primer lugar en cuanto al ordinal 2° del artículo 452 del Código Orgánico Procesal Penal enunciado, ciertamente está referido a la falta, contradicción o ilogicidad, tres situaciones distintas relacionadas éstas con la motivación de una sentencia. Pero así mismo puede se observa que en contenido del escrito que contiene este recurso, el recurrente nada dice a cual de estas causales se refiere, más aún en su escrito se refiere a decir lo que en su criterio no se demostró en el debate del juicio oral y público, a enumerar algunas resultas de las investigaciones llevadas a cabo, pero en ningún momento manifiesta por que considerar que existe la falta, o la contradicción o la ilogicidad en la sentencia recurrida.

Es decir, habrá por ejemplo contradicción cuando se da por demostrado un hecho y luego se establece lo contrario, cuando el sentenciador primero afirma algo y luego afirma lo contrario. Nada dice el recurrente sobre ello. Ocurre lo mismo cuanto se refiere a la ilogicidad, pues ella existirá cuando se violan las reglas de la lógica, es decir, como cuando la sentencia afirma algo y luego lo niega, allí se estaría violando el principio de identidad de la lógica. De allí que nada tiene que ver la ilogicidad en la motivación de una sentencia, con una errónea valoración de pruebas por parte del juez, por ejemplo, lo cual no puede pretender encuadrarse dentro de esta causal. En consecuencia se declara Sin Lugar esta primera denuncia.

Igual ocurre cuando menciona la errónea aplicación de una norma, puesto del escrito en forma general, lo único que podría relacionarse con este alegato sería lo expuesto en cuanto, a que la pena que debió haberse aplicado a su defendido era la contenida en el artículo 381 del Código Penal vigente para ese momento, sin embargo nada argumenta en cuanto a la figura del incesto que está contenida en dicha corma jurídica, ni el por que considera que ha debido aplicarse esta u otra norma, para así determinar por que la inobservancia o la errónea aplicación, a la que de manera muy somera hizo mención. Se declara en consecuencia Sin Lugar esta segunda denuncia.

Cabe recordar al recurrente, que bajo la figura de la motivación o inmotivación de una sentencia, esta alzada efectúa la revisión y se pronuncia respecto a la parte de derecho, y sólo por excepción de la misma Ley, entrará al análisis de aspectos de hecho.

Por otra parte de la revisión de la sentencia que se ha pretendido atacar, se observa que la misma ha sido dictada dentro de los parámetros de la motivación y la lógica, hilando de forma clara y precisa hechos que se debatieron en el juicio oral y público, sin que en ningún momento el recurrente haya alegado otra calificación jurídica distinta a la imputada por el Ministerio Público.

En lo atinente a la pena impuesta al acusado MIGUEL ANTONIO CASTILLO RODRIGUEZ, y a la que el recurrente hace referencia, aún cuando el Juez A quo no hace la discriminación de la pena al aplicarse las agravantes solicitadas por el Ministerio Público, como la atenuante de no poseer antecedentes penales, la pena que correspondería aplicarse tal como lo expresó en la sentencia como sería la media, correctamente no sería otra que la de NUEVE años de presidio, y aún cuando hubo un error de tipeo, la simple aplicación de una operación aritmética de sumar seis y doce, lo que arroja como sumatoria dieciocho, y aún aplicando agravantes y atenuantes, ésta quedaría a ser aplicada en su término medio, que no es otro que NUEVE AÑOS, como ha quedado impuesto.

De manera que hechas las anteriores consideraciones forzoso es concluir que el presente recurso ha de declararse SIN LUGAR , y en consecuencia se ha de CONFIRMAR la sentencia recurrida. Y ASI SE DECIDE.

D E C I S I Ó N

Por los razonamientos antes expuestos, esta Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Sucre, Administrando Justicia, en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, Declara: PRIMERO: SIN LUGAR el Recurso de Apelación interpuesto por el abogado NICOLAS TINEO BERTONCINI, en su carácter de Defensor Privado del acusado MIGUEL ANGEL CASTILLO RODRÍGUEZ, contra Sentencia Definitiva, dictada por el Juzgado Primero de Juicio del Circuito Judicial Penal de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre, Extensión Carúpano, en fecha 16 de febrero de 2005, mediante la cual CONDENO al acusado MIGUEL ANGEL CASTILLO RODRÍGUEZ a cumplir la pena de NUEVE (09) AÑOS DE PRESIDIO, por la comisión del delito de VIOLACIÓN, previsto y sancionado en el artículo 376 del Código Penal, en perjuicio de la adolescente DIONELVIS DEL CARMEN CASTILLO GONZÁLEZ.- SEGUNDO: SE CONFIRMA la decisión recurrida.
Publíquese, regístrese y practíquese la notificación de las partes.

La Jueza Presidente (Ponente),

DRA. CECILIA YASELLI FIGUEREDO

La Jueza Superior,

DRA. CARMEN BELEN GUARATA

El Juez Superior,

DR. DOUGLAS RUMBOS RUIZ




El Secretario.

Abg. GILBERTO FIGUERA

Seguidamente se dio cumplimiento a lo ordenado en la decisión que antecede.
El Secretario,

Abg. GILBERTO FIGUERA




CYF/lem.-