REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
En Su Nombre

JUZGADO SUPERIOR
EN LO CIVIL, MERCANTIL, TRÁNSITO, BANCARIO, Y DE PROTECCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES DEL SEGUNDO CIRCUITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO SUCRE
Carúpano, 05 de Noviembre de 2012

EXPEDIENTE Nº 5924
PARTES:

DEMANDANTE: Moisés Del Jesús Mnauer.
Apoderados: Abg. Gualberto Ríos y Pedro Marín, IPSA Nº 6.746 y 489, respectivamente.-
Domicilio Procesal de los Apoderados: Edf. Saladito, primer piso, Of. 06, calle Acosta c/c Avenida Independencia.-


DEMANDADO: Mata Ramos Iván Jesús
Domicilio Procesal: Urb. Miramontes, calle Macarapana, Tours house Nº B-7ª, Carúpano, Estado Sucre.-
Apoderada: Abg. Magdony León Arayan, IPSA N° 47.119.-

ASUNTO ORIGINAL (A QUO): DAÑOS Y PERJUICIOS

ASUNTO DERIVADO (AD-QUEM): APELACIÓN

SENTENCIA: INTERLOCUTORIA

Conoce esta alzada del presente asunto, en virtud de la apelación interpuesta por la abogada Magdony León Arayan, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N° 47.119, en su condición de Apoderada Judicial del Ciudadano Iván Mata, parte demandada en el Juicio que por Daños y Perjuicios siguen en su contra los Abogados Gualberto Ríos y Pedro Marín Mata, Apoderados Judiciales del Ciudadano Moisés Mnauer, contra la Sentencia Interlocutoria dictada por el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario, Tránsito y Bancario del Segundo Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre, en fecha 21 de Mayo de 2012.-

Siendo recibida las presentes actuaciones ante este Juzgado Superior en fecha 07 de Agosto de 2012; fijándose el Décimo (10) día de despacho siguiente para la presentación de los respectivos informes, haciendo uso de ese derecho la parte recurrente; fijándose lapso para las observaciones las cuales no fueron presentadas.-



NARRATIVA



Mediante escrito presentado en fecha 16 de Abril de 2012, por ante al Juzgado de la causa la abogada Magdony León Arayan, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el Nº 47.119, actuando en su carácter de Apoderada Judicial del Ciudadano Iván Jesús Mata Ramos, expone lo siguiente:

Omissis… Que, “tal como se puede evidenciar de una simple lectura, el accionante ACUMULÓ en su demanda dos pretensiones prohibidas al reclamar lo siguiente:
“Nuestro representado para enfrentar la acusación penal a que se han referido contrató los servicios profesionales de los abogados Antonio Bermúdez Mata, Deyanira Márquez y Maria Vásquez, quienes cumplieron con sus deberes y cobraron sus honorarios profesionales. Estas actuaciones aparecen reflejadas en el expediente que acompañamos y canceló al doctor Antonio Bermúdez Mata la suma de Cien Bolívares según recibo entregado por dicho abogado que anexaron marcado “B”.-

En cuanto al daño moral tomamos en cuenta que nuestro representado es un médico de reconocida solvencia moral y profesional con un ejercicio de medicina de 24 años, lo estimamos en la suma de Dos Millones de Bolívares (Bs. 2.000.000) (Subrayado nuestro)”.-

Que, de la transcripción hecha se evidencia que la parte actora pretende con esta acción hacer el cobro de honorarios profesionales que forman parte de unas costas procesales, ya que expresamente hace referencia a que se trata de los honorarios que canceló a uno de los tres abogados que le representó en el proceso penal y cuyas actuaciones constan en el expediente que acompañó a la demanda.-

Que, en este sentido, ha sido reiterada la Jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, en la Sala Constitucional, Civil, Social, Político Administrativa, que los honorarios de los abogados por actuaciones judiciales solamente se le puede cobrar a la parte perdidosa del proceso Judicial, cuando medie una condenatoria en costas, pues constituye esto la causa de la obligación del pago.-

Que, en cuanto al procedimiento para hacer efectivo el cobro de honorarios de abogados que hayan sido cancelados o causados en procesos judiciales no cuantificables en dinero como los son los procesos penales, acciones de Amparo, procedimientos de divorcio entre otros, la Sala Constitucional estableció. (Invoca y transcribe sentencia de fecha 04-05 2000 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia).-

Que, tal como lo establece la Sala Constitucional, el derecho al cobro de honorarios profesionales en el proceso penal requieren como presupuesto de una condenatoria en costas…..(omissis).-

Que, por eso resulta evidente una inepta acumulación de pretensión, por ser incompatibles los procedimientos…(omissis).-

Que, lo antes denunciado evidencia una clara acumulación prohibida que es vigilada por el orden público resultando inadmisible la presente acción que además se agrava pretendiendo la parte actora al unísono solicitar de forma concurrente con la demanda por daño moral, el pago de honorarios profesionales…-
(Invoca y transcribe Sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, de fecha 07 de Marzo de 2002, Sentencias de la Sala de casación Civil de fecha 11 de febrero de 2010 y del 20 de Junio de 2011).-

Como conclusión en su petitorio solicita al Juzgado a quo declare INADMISIBLE la acción propuesta en este estado y grado de la causa”.-



DE LA SENTENCIA RECURRIDA


El Tribunal de la causa mediante Sentencia Interlocutoria, emite su pronunciamiento en los siguientes términos: (Omissis)…

Que, “Así las cosas observa quien suscribe que lo reclamado por el actor en el libelo es el monto con que el presunto hecho dañoso afectó el patrimonio del mismo, o la disminución que este sufrió en su patrimonio, ya que no se refiere en momento alguno, en todo el libelo presentado a la reclamación de honorarios Profesionales derivados de una condena en Costas, y siendo así es evidente que no es procedente lo solicitado”.-

Negando el a quo en consecuencia la solicitud de declaratoria de Inadmisibilidad de la demanda por inepta acumulación.-



De la apelación


Mediante diligencia de fecha 31 de Mayo de 2012, la apoderada de la parte demandada Apela de la Sentencia dictada, la cual fue oída en un solo efecto; ordenándose remitir copias certificadas que tengan a bien señalar la parte interesada a este Juzgado Superior.-

La Recurrente, en su escrito de informe presentado ante esta Alzada en fecha 21 de Septiembre de 2012, que riela los folios del 27 al 31, mediante el cual expone:

(omisis) “Que como puede verse, del contenido de la decisión se evidencia una manifiesta inmotivación, se limita a declarar improcedente la inepta acumulación alegada, sin considerar ninguno de los argumentos sostenidos en la solicitud, dado que se limitó a decir que lo reclamado en el libelo no se trata de honorarios profesionales derivados de una condenatoria en costas, si no que son honorarios profesionales cancelados por el reclamante como una disminución que este sufrió en su patrimonio, cuestión que en ningún momento se desprende del libelo, pues precisamente nuestro argumento, es que no puede reclamarse lo cancelado por conceptos de honorarios profesionales por actuaciones judiciales, como un daño patrimonial, si no existe la condenatoria en costas en el proceso judicial donde el profesional del derecho haya actuado y sobre esto la Juez no dijo absolutamente nada”, hace referencia a extractos del libelo de la demanda.-

Que, como puede verse, se pretende cobrar como daños materiales los honorarios profesionales de Abogados por actuaciones judiciales, solamente en el supuesto que medie una condenatoria en costas y por el procedimiento de estimación e intimación de los honorarios previsto en el articulo 22 de la ley de abogados, siendo incompatible dicho procedimiento con el procedimiento de indemnización por daño moral, que corresponde al procedimiento ordinario, lo que los hace inacumulables a tenor de lo dispuesto en el articulo 78 del Código de Procedimiento Civil, y es esto lo que se le planteó a la Juez y sobre lo cual ella no emitió pronunciamiento alguno, violentando el contenido del Artículo 12 del Código de Procedimiento Civil, que la obliga a pronunciarse en todo lo alegado en autos.-

Que, por esto resulta evidente una inepta acumulación de pretensiones, por ser incompatibles los procedimientos pues el reembolso de honorarios de Abogados pagados por actuaciones judiciales, no son susceptibles de reclamación como daños materiales derivados del hecho ilícito, conforme al artículo 1.185 del Código Civil.-

Que, el condenado en costas tiene derecho a exigir la retasa de los honorarios, conforme a lo establecido al artículo 22 de la Ley de Abogados, por lo que el procedimiento a seguir es el especial señalado y no el procedimiento ordinario Civil. Razón por la cual tal pretensión no puede acumularse a una pretensión de indemnización por daño moral, pues resultan incompatibles los procedimientos tal como lo expresa el artículo 78 del Código de Procedimiento Civil.-

Que, de lo solicitado por la parte actora se evidencia que lo pretendido es el pago de las costas procesales por el Juicio Penal donde fue declarado el desistimiento, disfrazándolo de daño patrimonial derivado de hecho ilícito.-

Que, esta situación no es permitida por disposición expresa del artículo 78 del Código de Procedimiento Civil, pues el procedimiento a seguir no es compatible con este procedimiento ordinario.-

Que, tal posición la avala nuestra Sala de Casación Civil, en sentencia de fecha 11 de Febrero 2010, Nº AA20-C-2009-000527, con ponencia del MAGISTRADO Dr. Luís Antonio Ortiz Hernández, en la que estableció: omisis “Conforme a las anteriores consideraciones y al criterio Jurisprudencial precedentemente transcrito se desprende que la acumulación de pretensiones incompatibles, no puede darse en ningún caso, por tanto la inepta acumulación de pretensiones en los supuestos en que estas se excluyan mutuamente o cuyos procedimientos sean incompatibles, constituye causal de inadmisibilidad de la demanda”.-

Que, de acuerdo a lo aquí planteado tienen que la demanda propuesta por la parte actora acumula pretensiones y procedimientos que por antonomasia son incompatibles entre si, lo cual revela que estamos en un claro supuesto de inepta acumulación, que es una situación violatoria del orden publico procesal, que debe ser resuelta por el Juez aun de oficio en el momento que sea advertida, así lo ha establecido en relación a esta institución procesal y su aplicación de oficio, nuestro máximo Tribunal en Sala Constitucional, sentencia Nº 779 de fecha 10 de Abril del 2002, que posteriormente, la misma Sala en Sentencia de fecha 18 de Agosto de 2004, Ponencia del Magistrado José Manuel Delgado Ocanto Exp. Nº 1618, ratificó, y en base a dicho criterio jurisprudencial, la demanda debió ser declarada inadmisible, por ser la inepta acumulación de pretensiones contrarias a una disposición expresa de la Ley (artículos 78, 81,ordinal 3º y 341 de CPC).-

Por auto de fecha 05 de Octubre de 2012, se fija la presente causa para dictar sentencia.-



ANÁLISIS PARA DECIDIR:


Esta Instancia en Alzada, para sentenciar hace las siguientes observaciones:
Denuncia la recurrente en su extenso escrito, que la parte actora incurre en la Inepta Acumulación inicial de Pretensiones, por cuanto en la misma se pretende demandar por Daños Morales y a la vez por Cobro de honorarios Profesionales y que ambos procedimientos son totalmente diferentes e incompatibles, pidiendo en consecuencia al Tribunal de la causa que declare la Inadmisibilidad de la acción por esos motivos.-
Dicho pedimento fue negado por el Juzgado a quo mediante auto interlocutorio de fecha 21 de Mayo de 2012.-
Ahora bien, el Articulo 77 del Código de Procedimiento Civil, establece: “El demandante podrá acumular en el libelo cuantas pretensiones le competan contra el demandado, aunque deriven de diferentes títulos”.-
Por su parte el Articulo 78 ejusdem dispone: “No podrán acumularse en el mismo libelo pretensiones que se excluyan mutuamente o que sean contrarias entre sí; ni las que por razón de la materia no correspondan al conocimiento del mismo Tribunal; ni aquéllas cuyos procedimientos sean incompatibles entre sí.
Sin Embargo, podrán acumularse en un mismo libelo dos o más pretensiones incompatibles para que sean resueltas una como subsidiaria de otra siempre que sus respectivos procedimientos no sean incompatibles entre sí”.-
Así las cosas, se puede observar ciertamente que los Apoderados Judiciales del demandante al momento de estimar el valor de su demanda, lo hace realizando la sumatoria de lo que su representado “canceló por honorarios Profesionales de abogados, la cantidad de Cien mil Bolívares (Bs. 150.000,00), (sic) y lo calculado por daños morales, la cantidad de Dos Millones de Bolívares (Bs. 2.000.000,00)”. Pero en su petitorio exponen lo siguiente: “Por las razones expuestas, con fundamento en los artículos 1.185 y 1.196 del Código Civil, ocurrimos ante su competente autoridad para demandar como en efecto formalmente demandamos por daños y perjuicios al Ciudadano Iván Jesús Mata Ramos”…omissis.-
Y el Tribunal de la causa en su auto de admisión de fecha 27 de Febrero de 2012, manifiesta: “Vista la demanda de DAÑOS Y PERJUICIOS presentada por los Abogados GUALBERTO SANTIAGO RÍOS VALLEJOS Y PEDRO MARÍN MATA”….Omissis…-
Es decir no se evidencia del Libelo de demanda, que se esté demandando por el procedimiento de honorarios Profesionales en la misma acción, y el Juzgado a quo tampoco admite por ese procedimiento.- Así se establece.-
A todo evento considera este Juzgador en instancia Superior, que es menester destacar lo que indica el procesalista Patrio Ricardo Henríquez la Roche en su obra Comentarios al Nuevo Código de Procedimiento Civil, al señalar: “Conviene poner en manifiesto, que en el caso de inepta acumulación inicial de pretensiones, previsto en el artículo 78, difiere de los casos de acumulación sucesiva en lo que se refiere a los medios de impugnación, siendo el único medio de impugnación para este tipo de acumulación inicial de pretensiones, la cuestión previa contenida en el ordinal 6° del Articulo 346 del Código de Procedimiento Civil”.-
En efecto, dispone este ordinal 6° del Articulo 346 lo siguiente: 6° El defecto de forma de la demanda por no haberse llenado en el libelo los requisitos que indica el artículo 340, o por haberse hecho la acumulación prohibida en el artículo 78.-
Y asimismo dispone el Artículo 350 de la misma Ley Adjetiva Civil, la forma de subsanar dicho defecto o acumulación.-
En consecuencia, en virtud del análisis aquí esgrimido, estima este Juzgador que la solicitud de inadmisibilidad de la acción hecha por la recurrente, es improcedente y en tal sentido la presente Apelación no puede prosperar.- Así se decide.-


DISPOSITIVA


Con fundamento en las razones y análisis anteriormente expuestas, es por lo que este Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito, Bancario y de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del Segundo Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre, administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, DECLARA: Primero: SIN LUGAR: La Apelación Interpuesta por la Abogada Magdony León Arayan, inscrita en el Inpreabogado bajo el N° 47.119, actuando como Apoderada Judicial del Ciudadano Iván Jesús Mata Ramos, titular de la Cédula de Identidad N° V-1.386.415, contra la Sentencia Interlocutoria de fecha 21 de Mayo de 2012, dictada en el presente asunto por el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario, Tránsito y Bancario de este Segundo Circuito Judicial del Estado Sucre.-
Segundo: IMPROCEDENTE La solicitud de Inadmisibilidad de la acción propuesta por la Recurrente.- Así se decide.-

Se confirma el auto interlocutorio recurrido pero con motivación ampliada y modificada.-

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 276 del Código de Procedimiento Civil, se condena en costas a la recurrente.- Así se decide.-

Insértese, Publíquese, Regístrese, Edítese en la página Web del Tribunal Supremo de Justicia y Déjese Copia Certificada en este Juzgado.- Remítase el presente Expediente al Tribunal de la Causa en su oportunidad Legal correspondiente.-

Dada, firmada y sellada en el Salón de Despacho del Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, Tránsito, Bancario y de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del Segundo Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre, en la Ciudad de Carúpano, a los Cinco (05) días del mes de Noviembre de Dos Mil Doce (2012).- Años: 202° de la Independencia y 153° de la Federación.-
EL JUEZ,


ABG. OSMAN R. MONASTERIO B.-

LA SECRETARIA

ABG. NORAIMA MARÌN G.-
Nota: Se deja constancia que en esta misma fecha, Cinco de Noviembre de Dos mil doce (05-11-2012), siendo las 3:15 p.m, previo cumplimiento con las formalidades de Ley, fue publicada la presente Sentencia cumpliéndose con lo ordenado.- Conste.-
LA SECRETARIA,

ABG. NORAIMA MARÌN G.-



Exp. N° 5924.
ORMB/NMG.-